L a Concienciología es la disciplina que estudia la conciencia – ser, ego, alma, self, principio inteligente – y sus diversas formas de manifestación. La conciencia es usted, un ser autoconsciente que se manifiesta en otras dimensiones fuera de la vida humana. El término concienciología viene del Latín: conscientia – con conocimiento y del Griego: logos – estudio).

La Concienciología estudia la conciencia “entera”, considerando todos sus cuerpos, dimensiones y existencias, en un enfoque integrado. La conciencia es nuestra realidad mayor, más que la energía y la materia, otras de nuestras realidades. Nuestra conciencia no es el cuerpo físico ni un subproducto del cerebro humano. En realidad podemos manifestarnos más allá del cuerpo humano y, por lo tanto, del cerebro.

Este hecho puede ser verificado a través de las experiencias fuera del cuerpo.

En la vigilia física los vehículos están coincididos. En la vida no-física (extrafísica), cuando estamos proyectados, o en el estado extrafísico, ocurre la descoincidencia entre esos vehículos de manifestación conciencial, permitiendo manifestarnos en múltiples dimensiones, más allá de la dimensión física.

La conciencia es multiexistencial. La vida humana actual es apenas una entre las varias existencias de la conciencia. Ya vivimos muchas vidas en el pasado y viviremos muchas otras en el futuro. En Concienciología esta serie de existencias de la conciencia recibe el nombre de seriexis.

La base de manifestación de todas las conciencias está constituida por 3 componentes indisociables, se la denomina PENSENE: la idea o pensamiento (PEN), la emoción o sentimiento (SEN) y la energía (ENE).

La conciencia penseniza todo el tiempo, o sea, elabora pensamientos y emite energías sanas o patológicas, conforme su estado conciencial. Así, interactúa emitiendo y recibiendo pensenes, en cualquier dimensión (física o extrafísica) en que se encuentre. Tal hecho refuerza la importancia de conocer más a fondo su patrón de pensamiento, para identificar patrones externos y ser capaz de percibir cuáles son sus pensenes y cuáles son de los otros con los cuales estamos interactuando. De ahí la importancia de promover la higienización o la profilaxis de los propios pensenes, para manifestarse de modo más sano y maduro en el lugar o ambiente en donde actúa.

Teniendo en cuenta estos nuevos abordajes del estudio de la conciencia, la Concienciología promueve la potencialización de varias posturas prioritarias para la evolución:

  • Entendimiento de la indestructibilidad de la conciencia.
  • Vivencia de emociones y sentimientos racionalizados.
  • Mejoría de la capacidad de discernimiento.
  • Reconocimiento de sí mismo como un agente catalizador de la evolución de todos.
  • Organización racional de las propias ideas.
  • Ampliación del nivel de originalidad de su trabajo personal.

El Paradigma Conciencial

  1. Holosomática:
    Admite la existencia del holosoma (holo + soma), o sea, el conjunto de cuerpos o vehículos de manifestación de la conciencia formados por el soma o cuerpo físico; energosoma o cuerpo de las energías, también conocido como holochacra; psicosoma o cuerpo de las emociones y mentalsoma o cuerpo del discernimiento.
  2. Bioenergética:
    Asume la existencia y la aplicación lúcida de las bioenergías a través del energosoma (energo + soma: cuerpo energético formado por el conjunto de chacras), tomando en cuenta las influencias de las energías inmanentes y concienciales mucho más allá de las percepciones cerebrales registradas a partir de los sentidos físicos.
  3. Multidimensionalidad:
    La conciencia se manifiesta en múltiples dimensiones y cada vehículo se manifiesta en una dimensión. Por lo tanto, a través del dominio voluntario de las proyecciones conscientes -experiencias fuera del cuerpo- el proyector tiene la oportunidad de comprobar esa realidad, pues está en contacto directo con innumerables dimensiones y realidades no físicas.
  4. Serialidad:
    Sustenta el principio de que la conciencia es multiexistencial y multimilenaria, o sea, la personalidad se somete a la serialidad de existencias o múltiples vidas humanas en serie, intercalando con períodos llamados intermisivos, o sea, entre las vidas humanas.
  5. Cosmoética:
    El paradigma conciencial tiene por filosofía moral la cosmoética o moral cósmica – un principio más amplio que la moral humana – que tiene en cuenta las múltiples vidas, o sea, nuestras múltiples relaciones interpersonales no siempre positivas; los diferentes vehículos de manifestación, teniendo en cuenta la calidad de nuestros pensamientos, sentimientos y energías y sus repercusiones.
  6. Universalismo:
    Es el conjunto de ideas derivadas de la universalidad de las leyes básicas de la Naturaleza y del Universo, que a través de todos los campos de investigación involucra el microuniverso de las conciencias, expandiéndose a partir de ella hacia el Universo, donde están todos inmersos. Ante esta premisa pierde el sentido de apego a los regionalismos, nacionalismos exacerbados, preconceptos de todos los tipos, fronteras entre países.